¿Cuántas veces has soñado con teletransportarte?

  • Que levante la mano quien no haya cerrado los ojos para visitar con la imaginación paisajes lejanos.
  • Que levante una pierna quien no haya deseado aprender palabras nuevas que denominan realidades desconocidas.
  • Que haga un “twerking” quien no haya sentido que su mundo se le quedaba pequeño y ha deseado descubrir nuevos olores.
  • Que siga leyendo aquél que quiera descubrir formas de teletransportarse a coste cero.

Intentando hacer un twerking con la mano y la pierna arriba os cuento mi secreto:

Lo he denominado la técnica del “teletransporte parasitario” y consiste ni más ni menos en viajar y conocer nuevas realidades a través de otros. Libros, cine o música son en este caso ejemplos de “cables” que nos conectan con lo que hay ahí fuera. Sin embargo, para mí la madre de los cables, el de banda ancha y velocidad supersónica, es la amistad. A través de amigos he viajado a lugares donde nunca he estado. También con ellos he descubierto nuevos olores que faltaban en mi paleta olfativa. Con ellos he aprendido que:

  • En Pedraza se puede llorar de la emoción a moco tendido oliendo a pan tostado y judías verdes.
  • Arcones, un pequeño pueblo de Segovia, es un lugar ideal para ver volar parapentes y disfrutar del aroma a croquetas en el Pepi.
  • En Navaleno siempre reina la alegría y huele a pino.
  • La cerámica talaverana puede ser muy moderna.
  • En la ONU además de resolver confictos a nivel mundial, también están para un Skype que ayuda a resolver crisis más “mundanas”.
  • En Gandía uno puede terminar bailando reggaeton a ritmo de “Taxi”.
  • Los quirófanos y los hospitales pueden verse como un “balneario” donde huele a colonia «Rochas» mientras se quiere y se acompaña a un amigo.
  • Se puede navegar de noche viendo las estrellas reflejadas en el mar, allá por los mares de Murcia.
  • En Tabullo hacen un cocido para chuparese los dedos (aunque todavía no lo he probado)
  • En Lleida se produce un aceite que nada envidia a los de Jaén  (creo además que tiene un súper poder: te permite caminar con los ojos cerrados sin desviarte del camino)
  • En Brihuega se hacen fotocopias a la hora del Vermú y  los campos son morados y huelen a Lavanda.
  • En Galicia, o eres de minifundio o de latifundio y huele a fiesta de Albariño.
  • Las sardinas saben y huelen buenas en Lisboa.
  • En Soria y Donosti siempre huele a hogar.
  • En Japón, si cantas muy bien, en los Karaoke te regalan media hora gratis.
  • Se puede ver Madrid con otros ojos y descubrir cosas nuevas en las calles por donde has pasado cientos de veces. Sucede cuando haces de cicerone de amigos que te visitan.
PTDC1996

Una de las tantas cosas que he descubierto por primera vez en 2015

Con este balance de 2015 me despido hasta el año que viene deseando que el 2016 sea un año repleto de momentos de “teletransporte parasitario” para todos. Con Mimo,

MeMiMo Lab

 

Pin It on Pinterest

Share This