El Thanaka es el cosmético más usado y antiguo de Myanmar (antigua Birmania). Desconocía su existencia hasta que hace algunas semanas mi amigo Iván me lo trajo como suvenir de su viaje por el Sudeste Asiático.

 

El Thanaka es una pasta amarillenta que se consigue friccionando sobre una piedra llamada Kyauk Pyin un trozo de tronco de árbol de Thanaka humedecido de al menos 35 años de edad. Los birmanos lo utilizan desde hace miles de años para decorar su rostro y cuerpo y aportarle propiedades a su piel. Se utiliza sobre todo como protector solar pero tiene otros muchos usos:

  • Refrescante cutáneo
  • Anti-acné
  • Antiséptico
  • Hidratante
  • Regula la grasa
  • Reduce manchas de la piel
  • Limpiador
  • Reduce las marcas y cicatrices 
  • Antienvejecimiento
  • Antioxidante

Siguiendo el tutorial del vídeo que comparto abajo, me he puesto manos a la obra y he intentado elaborar mi propia pasta de Thanaka en casa. Tampoco es cuestión de echarse flores a uno mismo, pero para ser la primera vez, no me ha salido del todo mal. Os dejo unas fotos donde podréis apreciar cómo luce la pasta sobre la piel cuando estaba húmeda y cuando secó. Admito que al ser mi tono de piel bastante claro y un poco cetrino, no sé aprecia muy bien.

La sensación que produce es agradable y refrescante y el aroma que desprende me recuerda al sándalo. Tras llevarlo puesto sobre la piel durante cuatro horas, cuando lo he retirado con agua tibia, el efecto ha sido el de «piel suave como el culto de un bebé«.

Hay quien dice que el thanaka podría ser uno de los cosméticos naturales más beneficiosos que existan en el mundo. Yo no me atrevo a hacer tal afirmación pero me he retado a mí misma a usarlo como protector solar para el rostro. Haré la prueba durante la temporada playera de 2016….

Ya me estoy viendo: con mi toalla y en bañador, en cuclillas sobre la arena de la orilla, venga que frotar el tronco de Thanaka contra la piedra humedecida con agua de mar. Seguro que más de un bañista me confunde con una boyscout haciendo prácticas de supervivencia (bueno…creo que he sido un poco optimista: demasiado entradita en años para ser boyscout 🙂

 

Pin It on Pinterest

Share This