La quinoa, espirulina o el goji, son ingredientes que poco a poco se van haciendo más habituales en los tuppers de comida de nuestros compañeros de oficina. Y me atrevo a decir aún a sabiendas que puedo incurrir en una hipérbole de las gordas, que los llamados superalimentos están desvancando en popularidad y número de fans a los superheroes tradicionales. A continuación procedo a engordar esta fama dedicando un post íntegro a las semillas de chía.

Seguro que más de una vez has sido testigo o protagonista de las alabanzas y suspiros de admiración que desatan sus superpoderes: que si son ricas en omega3 , que si son antioxidantes, que si ayudan a controlar los niveles de colesterol y la tensión arterial, tal y pascual.

semillas de chia

Hoy me quiero centrar en un plano algo menos conocido. El valor nutricional de la chía parece que está ya fuera de toda cuestión. ¿Pero qué hay de su valor como ingrediente en preparados cosméticos?

Los aztecas ya utilizaban las semillas de chía en la elaboración de ungüentos cosméticos. Parece que ya intuían que de las semillas prensadas en frío se obtiene un aceite estupendo que tiene propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes que ayudan a prevenir el envejecimiento de la piel.

Gracias a su alto contenido en ácidos grasos y vitamina E este aceite es muy adecuado para elaborar cosméticos para pieles secas e irritadas. Además la capacidad humectante de las semillas de Chía ayuda a mantener la hidratación natural de la piel.

Por todo esto, y para poner en práctica todo el bla, bla, bla, bla, bla, que os acabo de soltar, he decidido convertir la teoría en práctica:

He experimentado con la elaboración de dos recetas caseras y éste ha sido el resultado:

Jabón exfoliante y anti-celulítico: 

jabon de chia

  • Oleato de chía en aceite de oliva virgen
  • Aceite de coco
  • Aceite de rosa mosqueta
  • Café
  • Semillas de chía
  • Vitamina E
  • Aceites esenciales de pomelo, romero y geráneo.

Veredicto: es un jabón blando que produce un efecto exfoliante muy agradable. Sin embargo, todavía es demasiado pronto para observar si sirve como arma de destrucción masiva contra la celulitis. Lo que puedo afirmar es que la sensación en piel es muy gozosa y que el aroma es sutil, energizante y calmente a la vez.

 Mascarilla casera de mucilage de chía:

  • Agua destilada
  • Semillas de chía
  • Una cucharada de aceite de aguacate
  • AE de manzanilla

chia mucilago

Llenar una tacita con agua, añadir un puñado de semillas de chía y dejar reposar hasta que gelifiquen. Añadir una cucharada de aceite de aguacate y dos gotas de ae de manzanilla y aplicarlo en el rostro durante diez minutos. Retirarlo con una esponja Konjac humedecida en agua.

mucilago de chia

Veredicto: he quedado muy satisfecha con el resultado. La mascarilla de mucílago de chía es sencillísima de elaborar y te deja la piel fresca y suavísima con un ligero aroma a manzanilla. Creo que se va a convertir en mi “must” para este verano después de las tardes de playa.

Si lo de la cosmética casera os da pereza y sois más de uso oral que tópico, os recomiendo este pudding de semillas de chía que descubrí en un blog que me encanta: Threesendlings. La receta y el video están en ingles pero como es muy gráfico, no tendreís problema en seguirlo


pudding de chia

 

¡Bon appétit! ¡Y feliz sesión de spa casero!

Fotos: Me Mi Mo Lab y blog de Threesendlings

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This