Ayer pasamos un sábado estupendo trabajando y compartiendo en torno a los olores y desarrollando la memoria olfativa. Un curso sobre Iniciación a la Perfumería que compartí con un grupo estupendo en Jabón y Vida. Es un gusto cruzarse en el camino con personas que tienen tantas inquietudes. Me quedo con las pequeñas sorpresas y con todas las impresiones compartidas. A algunos les cautivó el vetiver, a otros la jara. La tan encumbrada rosa suscitó reacciones contradictorias, y entre el amor-odio de las notas aprendimos que a oler se aprende oliendo.

Como a veces vale más una imagen que mil palabras, os dejo aquí la galería de imágenes:

¡Gracias chicas y chicos! Fue todo un lujo.

 

header_memimolab_logo_new_

Pin It on Pinterest

Share This