Nuestra primera nariz invitada de 2017 es Melina, alma mater de Smell Me Argentina. Meli, como me gusta llamarle a mí, tiene como bandera ir despertando “narices” para que sean conscientes de su potencial y conecten con sus sentimientos, emociones y recuerdos más preciados. Smell Me es un precioso proyecto para crear experiencias olfativas cotidianas, plasmadas en objetos perfumados de tela diseñados específicamente para acompañarnos cada instante. Abajo os dejo el texto con ritmo de tango que ha escrito Meli para hacernos llegar los aromas de su Buenos Aires querida. ¡Gracias Meli por darnos el poder de cruzar el charco mientras leemos tus líneas!

Buenos Aires

por Melina

 

Las callecitas de Buenos Aires.. tienen ese yo que sé”, dice un tango muy conocido. Entre un asfalto hecho de adoquines y antiguos edificios de identidad melancólica y robada caminan las sombras de una ciudad que brilló hace tiempo.

Buenos Aires tuvo amantes, de esos que aman fuerte y se van. Tiene escrito en las paredes historias de inmigrantes, que arribaron dejando atrás sus puertos natales y una vieja vida para empezar del otro lado del océano, una nueva travesía sin saber si volverían a abrazar a sus familias.

Pero también huele a esperanza, a libertad. Los domingos huelen a pasta de la nonna y a esa salsa de tomate cosechado en huerta propia, hecha a base de aceite de oliva y ajo.

Los sábados por la noche huelen a humo, es el momento sagrado de juntarse con amigos a comer un asado conformando como una especie de ritual.

Buenos Aires Argentina Tilos

Las tardes de primavera cuando se asoma ese sol tímido que viene anunciando su llegada explotan los Tilos por la calles, a eso también huele Buenos Aires. Disponible para aquellos que levantan la mirada y le dan el permiso a sus narices de sentir la magia del Tilo.

Las chicharras gritan al verano, acompañadas de jazmines colgando de los enrejados y algunos barrios porteños tienen en las puertas de sus casas los naranjos, que entre octubre y noviembre se convierten en Naranjos en Flor, perfume exquisito si lo hay.

Te invito a tomar un café… en ese cafetín tan nuestro, tan viejo pero tan especial, que esconde los secretos de hombres de letras, de ciencia, de discusiones políticas y, por sobre todo, los clásicos del fútbol. El cafetín tiene un lenguaje propio, el del Lunfardo, a eso también huele Buenos Aires, a café. Un café bien fuerte, pero aquí no se toma de parado ni de prisa.

Nunca me siento sola porque siempre estoy con mi mate, el mismo que me lleva de viaje, a la ruta, al campo de la Pampa. Y el mate es compartir, tiene una dirección en la ronda y un cebador asignado. Y ¿a qué huele el mate? A hierba. La gente se junta en la plaza a ver pasar la vida…y a tomar mate. Esas simples cosas de la vida.

Todos estos recuerdos y memorias del día a día forman parte de la paleta olfativa de Buenos Aires.

atardecer en Buenos Aires

Melina, Creadora SmellMe Argentina

Para contactar con Smell Me Argentina pincha abajo en sus redes:

FBIGTienda

 

header_memimolab_logo_new_

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This