Esta entrada de hoy tiene un poso reivindicativo. No sé si estaréis de acuerdo conmigo pero soy de las que piensa que para poder crear, lo primero que uno tiene que hacer es dedicar tiempo y esfuerzo a formarse, aprender, cuestionarse, crear su red de contactos para poder compartir, intercambiar y así crecer. Parece de perogrullo decir que para escribir hay que leer primero. Que para pintar hay que visitar museos y conocer la obra de otros artistas. Si te da por hacer películas, seguramente habrás sido socio de algún videclub y habrás dedicado tu paga a ir al cine antes de poder gritar eso de “uno, dos, tres y acción”.

Sea cual sea la disciplina en la que uno está interesado, para crear e innovar es necesario tener un marco de referencia. Uno tiene que beber primero de otros para poder enteder lo que quiere hacer, lo que hace y lo que puede llegar a hacer. Ese marco se puede adquirir siguiendo distintos caminos y todos son válidos: la educación formal y más clásica, el camino del autodidacta, el clásico binomio maestro-pupilo, etc. Pero, siempre, siempre, siempre, uno tiene que invertir tiempo en recorrer su propio camino. Ya lo dijo Mario Vaquerizo: ser culto no tiene ningún mérito, sólo requiere tener tiempo para leer y a cultivarse. Pero ¡ay amigo! El tiempo es oro y muchos caen en la tentación del atajo.

Y ahora mismo estarás pensando: ¿a qué viene toda esta parrafada?

Pues viene a que cada vez con más frecuencia me encuentro con blogs, páginas y webs que anuncian cursos para aprender a elaborar tu propio perfume con poco o ningún fundamento detrás.

Diseñar tu propia fragancia no es mezclar dos gotas de ésto y tres de aquello. Primero hay que aprender a oler. Hay que desarrollar la memoria olfativa. Igual que un pintor conoce los colores, un perfumista debe conocer las notas que conformarán los acordes de sus fórmula. Es necesario oler y recordar. Recorrerse las estanterías de cientos de perfumerías para conocer lo que otras narices han creado. Tener referencias, leer, oler, leer y oler en un no parar. Y eso, amigos, requiere tiempo…si estás pensando en acercarte a esta disciplina y os proponen un atajo, sospecha. No siempre se llega antes ni si quiera a tiempo por el camino más corto. 

header_memimolab_logo_new_

Pin It on Pinterest

Share This