Ya pasado enero y cruzando el ecuador de febrero, inauguramos nuevo blog. Era uno de mis propósitos para 2016 y aunque la casilla del calendario donde marqué en rojo la fecha de lanzamiento ha quedado rezagada en la página de enero, me atrevo a decir bien alto que la espera ha merecido la pena.

Llevaba ya un tiempo dándole vueltas a la idea de darle un giro de 180 grados a este espacio que considero mi ventana al mundo. Como dice Arancha, de “Al Salir de la Oficina”, las primeras impresiones importan y estaba claro que mi ventana estaba coja de macetas, plantas y flores. Y aunque a veces resulta complicado tomar conciencia sobre las limitaciones individuales, vi que buscar aliados para compensar deficiencias era el primer paso para empezar a construir un blog con aspecto más profesional. Así pues, decidí empezar a dejar de ser chica para todo y empecé a delegar en aquellos que tienen arte para estos asuntos:

  • Como casi todas las cosa buenas, Jana llegó a mi vida por casualidad. Tras un breve intercambio de correos entendió perfectamente qué hay detrás de MeMiMo Lab. Con su sexto sentido para convertir deseos en realidades y sus dotes de diseñadora gráfica, ha sido la artífice de poner en marcha este nuevo blog.
  • Javi tiene un don para combinar imágenes, movimiento y música. Muchas de las fotos y todos los vídeos de MeMiMo Lab se los debo a él.
  • De los pinceles de Laura ha nacido el nuevo logo MeMiMo Lab y alguna que otra sorpresa que os iré enseñando en las próximas semanas.

Ahora sólo espero que a quien pase por delante de esta ventanita le apetezca pararse un rato, tocar con los nudillos y reservar unos minutos para charlar e intercambiar ideas con aquél que vive al otro lado del cristal. Yo por mi parte me comprometo a regar las plantas y flores que ahora decoran esta ventanita con contenidos regulares sobre olores, recuerdos, jabones, velas y mucho más.

Imágenes de StockSnap

 

Pin It on Pinterest

Share This